Casa de letras

jueves, marzo 02, 2006

Los tereques de la vida

La verdad es que mudarse es un hastío. Recién el martes despedí mis pertenencias, cuando cuatro fortachones las montaron en un vagón enorme y me cerraron la puerta en la cara.

Ahora siento que debí haberles tomado una fotografía a mis cosas empacadas y a los hombrones aquellos. Siento que son custodios de mis tereques y que al no haberlos retratado los olvidaré muy pronto...creo que ya los he olvidado.

No estoy segura en dónde tengo nada. Muchas cosas se fueron en la mudanza y otras las tengo en mi refugio temporero. Por ahora, vivo otra vez en casa de mis padres.

Tengo la vida dividida. Siento que tengo mucho pendiente, pero no puedo terminar nada, porque las cosas estan esparcidas por todas partes. ¡Que desorden!

No veo la hora de terminar el proceso y recuperar el balance de la vida. Entender cuál es mi lugar y dónde están mis cosas.

1 Comments:

  • Siempre me doy la vuelta por tu blog, aunque hacía tiempo que no escribías. Qué sorpresa encontrar dos escritos. Es raro. Trabajamos juntas, pero siempre es bueno leer tus escritos. Claro, tenías que escribir, después de todas las experiencias que has tenido durante estos días, debido a la mudanza que organizas. Sé que para ti ha sido un caos, un estrés, una agonía, claro, para quién no. Recién me mudé también, y doy fe que no es nada placentero. Eso de coger las cosas y guardarlas en cajas, botar papeles, porquerías, tereques, limpiar, polvo, y todas esas cosas, llega un momento que hartan. Pero fíjate, estas cosas siempre traen consigo algo positivo, y es la oportunidad de desechar lo malo, y quedarse con lo bueno. Uno siente una especie de renovación, es como un comenzar. Son transiciones en la vida de cualquier persona, que al fin y al cabo, brindan un crecimiento personal. En mi caso ha sido así. Bueno, jefa, éxito en tus planes y cambios.

    By Blogger Marielisa, at 10:26 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home