Casa de letras

viernes, julio 14, 2006

La guagua de mis sueños

Desde que me mudé comparto mi carro con mi esposo. Al principio estaba encantada. Gastamos poca gasolina, estamos juntos en el camino y todo era nuevo y distinto. Sin embargo, el enamoramiento del inicio se ha terminado.

Mi marido y yo tenemos horarios distintos en el trabajo. Por lo que, compartir el carro se ha convertido en un suplicio. Cuando trabaja hasta tarde, tiene que levantarse temprano para traerme a la oficina. Además, ocasionalmente tengo algún compromiso después del trabajo y me he visto obligada a coordinar con su itinerario para no dejarlo a pie.

Por eso, después de muchas conversaciones y análisis decidimos comprar un carrito usado. La alternativa de un carro nuevo no se ajusta a nuestra situación económica actual. Así que buscarlo se ha convertido en una aventura.

Como parte del proceso hemos leído decenas de anuncios de carros usados. También nos hemos perdido varias veces para encontrar los lugares donde los están vendiendo. Pero hace dos días fuimos a ver la guagüita de mis sueños.

Es una linda Volkswagen Vanagon del 84 que parece que fue construida ayer. Es rara, graciosa y parece de juguete. Pero como en la vida nada es perfecto también es estándar.
Hace una década me prometí a mi misma que no intentaría más de aprender esa destreza. Sin embargo, mi esposo insiste no es nada del otro mundo y que estoy capacitada para hacerlo. Dice que no debo descartar experimentar algo nuevo.

Así que vamos a intentar la maroma. Espero que salga bien. Y yo voy a mí…terminare siendo una chofer estrella. Al menos, eso espero.

Si quieren verla...aquí va el link: http://hartford.craigslist.org/car/178852603.html

3 Comments:

  • Ja, cuando me mudé a Nueva York mi mamá vendió mi carro a la soltá. en mis primeras vacaciones a PR me dio las llaves de su guaugua estándar y me dijo: si quieres salir de la casa, aprende a guiar. Me llevó a subir la cuesta de la urbanización para practicar y me dijo ahora: resuélvete y no la escloches, que si no, estás a pie. Aprendí en tres días. Al poco tiempo le daba la vuelta a la isla, llegaba al río por rutas panorámicas. No es nada del otro mundo, voy a ti!!! :D

    By Blogger nicolececilia, at 10:25 a. m.  

  • Esa guagua la tenían en casa de Marilyza, verdad?

    By Blogger Marielisa, at 9:26 a. m.  

  • Sip, igual a la de Marilyza.

    By Blogger Marilyna, at 3:34 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home